¿Qué es la Dislexia?

El término dislexia agrupa una serie de dificultades en los procesos lectores, también denominados en la clasificación americana “trastorno específico del aprendizaje de la lectura”. Para considerar que esta dificultad está presente deben existir problemas en el aprendizaje de la lectura a pesar de que la persona posee los recursos intelectuales indispensables para aprender a leer. Paralelamente debe haber tenido acceso a un adecuado aprendizaje formal (escolaridad). Aunque lo primordial para que se considere que una persona padece de dislexia es que existan problemas de lectura, estos problemas se ponen muchas veces de manifiesto en la escritura del individuo y en el desempeño general de tareas que dependen de las habilidades verbales de la persona.

¿Todas las personas disléxicas padecen de las mismas dificultades?
No. La dislexia es un fenómeno amplio que agrupa diversas dificultades. Los problemas de lectura pueden tener origen en diversa falencias. Y aunque todas acaban por repercutir en las capacidades lectoras de la persona, tienen pronósticos y tratamientos diferentes. Es por eso que resulta fundamental que más allá de detectar la presencia de problemas generales en la lectura, se proceda a una evaluación a cargo de un especialista.

Básicamente, la dislexia puede deberse a problemas en dos áreas diferentes. El sujeto puede tener dificultades para formar adecuadamente las palabras combinando las letras, es decir una dificultad para transformar cada letra en el sonido correspondiente (conversión de grafema en fonema), y esto puede reflejarse según la gravedad del caso en confusiones de palabras, lectura extremadamente lenta o la completa incapacidad para aprender a leer.
Por otro lado, algunas personas pueden tener dificultades de tipo visual, que les generan problemas a la hora de identificar adecuadamente las letras, lo que provoca errores de sustitución, omisión, inversión o adición de letras en una palabra, alterando su sentido e imposibilitando una adecuada comprensión.

¿Cómo se evalúa la dislexia?
Existen diferentes pruebas neuropsicológicas destinadas a evaluar las capacidades lectoras de una persona y que permiten ver cómo funciona cada área específica (procesos visuales, procesos léxicos, comprensión de textos, velocidad de lectura, etc.) A partir de esto es posible planificar intervenciones mucho más eficientes adecuándolas a las particularidades de cada caso.

¿Cuándo debe realizarse una evaluación de la lectura?
Ante la enorme importancia que tiene la detección temprana de este tipo de problema y a su vez, el carácter fundamental de la lectura para el funcionamiento social de todos los individuos, la respuesta debería ser “siempre que exista la más mínima duda”. En términos prácticos debe tenerse en cuenta que cualquier niño debería terminar su primer grado leyendo y debería lograr hacerlo sin errores y de forma fluida antes de concluir el segundo curso.

Cualquier demora en el aprendizaje de la lectura debería ser una alarma ya que los resultados de un tratamiento son siempre mejores cuando la intervención es temprana.

¿Qué causa la dislexia?
Existen hoy por hoy pruebas suficientes de de que la dislexia es una dificultad que se origina en diferencias en el sistema nervioso central de las personas que la padecen.
Para aprender a leer, nuestro cerebro utiliza una serie de áreas específicas que originalmente a lo largo de la evolución no fueron diseñadas específicamente para eso. En algunas personas, algunas de estas áreas no son capaces de adaptarse de forma eficiente al aprendizaje de la lectura y allí surgen las dificultades.

Hablamos de dificultad y no de enfermedad, justamente porque se trata de la dificultad de una persona para realizar una actividad artificial, producto de la cultura en la que se desenvuelve y no de una habilidad que se encuentra biológicamente determinada, como sí lo está el habla o la motricidad.

¿Cualquier problema de lectura debe considerarse como “dislexia”?
No. Sin embargo cualquier problema de lectura debe ser evaluado y tratado. Existen personas que padecen dificultades de lectura debidas a otras causas tales como problemas perceptivos, problemas atencionales, dificultades para beneficiarse del aprendizaje a causa de su conducta, etc. Pero en todos los casos es claro que existe un problema y que debe ser abordado.

En el caso de la lectura, esperar a que con el tiempo la persona mejore por si misma es una apuesta demasiado arriesgada y que en la mayoría de los casos no funciona bien.

Para información sobre evaluaciones y tratamientos de la dislexia contáctenos: info@fnc.org.ar


Volver a inicio